Archivado, no removido La documentación del centenario de Aston Martin

Ángel Martín Fernández

Resumen


Bond, James Bond, y Martin, Aston Martin, un binomio que lleva funcionando en el cine desde 1964, año del estreno de Goldfing. Connery conducía un fastuoso DB5; auto que repetiría en Operación Trueno (1965), y que más tarde pilotaría Pierce Brosnan en Goldeneye (1995). El DB5 de 1963 es el Aston Martin más famoso de la serie de películas de Bond, pero no ha sido el único, tras el parón en la colaboración entre ambas factorías hecho efectivo con Diamantes para la eternidad (1971). Aston Martin volvió de la mano de Timothy Dalton en 007: Alta tensión (1987) con un Vantage y se ha mantenido gracias al acuerdo entre la productora de 007 y Ford, compañía propietaria de Aston Martin. Daniel Craig ha cerrado el círculo conduciendo el mismo DB5 que llevó en su día Connery (SkyFall, 2012). Tan fructífera colaboración ha dejado su rastro documental, cartas, facturas, contratos… pero sobre todo fotografías, maravillosas fotografías tomadas por Roger Stowers, fotógrafo oficial de la marca durante 35 años. En 2003, fecha de la muerte de Stowers, todos sus negativos y fotografías pasaron a formar parte del Aston Martin Heritage Trust (AMHT), organización benéfica dedicada a conservar y restaurar la historia de la marca de las alas. AMHT edita libros y revistas, facsímiles de programas históricos de carreras, realiza miniaturas de los coches, copias de las fotografías de Stowers y multitud de parafernalia relacionada accesible a través de su página web. También cuenta con un museo situado en Oxfordshire en el que se exponen todos los modelos fabricados desde su fundación en 1913.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.

Archivamos ǀ ISSN 1576-320X | Asociación de Archiveros de Castilla y León.